Centro Quiropráctico Dr. Hermida & Asociados

23/09/09 -- Salud, deporte y Quiropráctica

Salud, deporte y Quiropráctica

Salud, Deporte y Quiropráctica

“La pérdida de cualquier componente del sistema neuro-músculo-esqueletal, resulta en cambios compensatorios en el resto de las partes funcionales”, declaran Inman y Ralston, científicos del deporte del laboratorio de biomecánica de la Universidad de California en Berkleley, que recogen 35 años de investigaciones realizadas por el Instituto Nacional de Salud (NIH-National Institute of Health) sobre el andar humano “Human Walking”. A las mismas conclusiones, llegaron en 1989, los investigadores Putnam y Kozey sobre el correr humano, declarando que “cualquier sistema de tratamiento que tratara las articulaciones o los segmentos del movimiento como si funcionaran independientemente de otras partes funcionales del sistema neuro-músculo-esqueletal estaba claramente inapropiado”.
Los licenciados en Quiropráctica siguen una formación Universitaria que se concentra en la relación entre las estructuras y las funciones del sistema neuromúsculoesqueletal y como éstas, influyen sobre la salud global del organismo.
Deportistas individuales, equipos y entrenadores de todos los deportes y niveles han descubierto los beneficios de contar con los Quiroprácticos en sus equipos médicos sanitarios.
Las intervenciones manuales que se denominan, ajustes o terapias manipulativas de la columna vertebral y extremidades están asociadas con mejores parámetros de salud y calidad de vida, igual que con la optimación del rendimiento físico, la prevención y tratamiento de lesiones que pueden sufrir cualquier deportista.
La principal contribución de los Quiroprácticos a la salud y bienestar de los deportistas es el diagnóstico e intervención específica de las causas de disturbios biomecánicos de la columna vertebral y extremidades, que pueden irritar el sistema nervioso por torsión, estiramiento, compresión o aún más frecuentemente, por malas adaptaciones plásticas del sistema nervioso, que resultan en alteraciones de reflejos intrínsicos, que causan la pérdida de coordinación espacial y temporal en los patronos y cadenas de movimientos humanos.
La presencia de los servicios Quiroprácticos durante los últimos 30 años, en los eventos deportivos más importantes del planeta, es un hecho. Colaboran como miembros oficiales del comité olímpico internacional médico y en otros eventos como el Tour, el Giro, la Vuelta y en ligas de deportes profesionales como la NBA (National Basketball Asociation), NFL (National Football League), MLB (Major League Baseball), NHL (National Hockey League), PGA (Professional Golfers Asociation), en equipos como el AC Milán, Chelsea, y en clubes y equipos deportivos de todos los niveles y edades.
Los equipos médicos deportivos más prestigiosos del momento están compuestos por nutricionistas, traumatólogos, fisioterapeutas, masajistas terapéuticos, médicos, psicólogos y quiroprácticos del deporte que colaboran de forma integral para ayudar a deportistas y entrenadores a conseguir sus objetivos.

Trabajando con deportistas y entrenadores

Deportistas y entrenadores tienen intereses comunes, que incluyen la salud, como un objetivo central en el deporte. La preparación y la competición en el deporte requieren esfuerzo, disciplina y respeto hacia el oponente. La justa y buena lucha del deporte con nosotros mismos y nuestros contrincantes ayuda a desarrollar los valores nobles de la humanidad. Para que todas las bondades del deporte se hagan realidad, la salud física, psíquica y social del deportista debe ser un prerrequisito indispensable.
La participación en el deporte conlleva un potencial riesgo de lesiones, que deportistas experimentados y entrenadores conocen muy bien.
La participación en estados de pobre acondicionamiento físico, como lesiones crónicas y del sistema nervioso, retraso del neurodesarollo o del aprendizaje no verbal, y la sobre-especialización en un deporte antes de tiempo, puede incrementar, dramáticamente, los riesgos de sufrir lesiones en la actividad física y el deporte.
Es muy importante, primero, saber correr, saltar, girar, trepar, atender, mantener buen equilibrio, controlar la postura y reaccionar, adquirir un buen estado cardio-respiratorio para prevenir y reducir las probabilidades de lesionarse. La actividad física de todo tipo y el deporte consiguen extraordinarios resultados en el desarrollo y adaptación física, psíquica y social del individuo.

Lesiones por sobrecarga y traumáticas

Como en toda intervención clínica, es necesaria una evaluación completa, que incluye historial y exploración clínica, para poder determinar las necesidades específicas del individuo. El tratamiento de lesiones del sistema neuromúsculoesqueletal debe ser llevado a cabo en conjunto con todos los profesionales que colaboran con el deportista.
Lesiones de sobreuso, trauma acumulativo y sobrecarga pueden ocurrir a cualquier edad. Estadísticas de EE.UU. demuestran que sólo el 8 o 10 % de las lesiones que sufren los deportistas son causadas por lesiones traumáticas, y que el resto, más del 90 %, son lesiones causadas por el sobreuso, trauma acumulutativo y sobrecarga y éstas, se clasifican en cuatro fases.
- Primera fase
El deportista siente molestias y malestar después de la actividad.
- Segunda fase
El deportista siente molestias y dolor al final de la actividad.
- Tercera fase
El deportista siente dolor intenso y frecuente durante la actividad, que afecta directamente a su rendimiento.
- Cuarta fase
El deportista siente dolor todo el tiempo, incluyendo períodos de descanso.
En las primeras dos fases, los deportistas ignoran el dolor, restándole importancia a su queja, atribuyendo sus molestias a algún tirón o esguince. En las últimas dos fases, el deportista, necesita buscar ayuda y muy probablemente, tendrá que dejar de participar en el deporte hasta que sea, clínicamente, conveniente.
Es muy importante diagnosticar y tratar a tiempo a los deportistas, en el ciclo de lesiones por sobrecarga, sobreuso y trauma acumulativo.

Lesiones traumáticas

Lesiones traumáticas del sistema neuromúsculoesqueletal inmaduro (que todavía está creciendo) pueden dañar a los platos de crecimiento en las epífisis y apófisis de los huesos y superficies articulares. La inflexibilidad muscular, articulaciones descentralizadas o desequilibrios musculares pueden incrementar los riesgos de fracturas de ablución. Fracturas de ablución son difíciles de diagnosticar, dado a que muchas se presentan como sobrecargas musculares o tendonitis y no siempre son demostrables en radiografías y se necesita el uso de la resonancia magnética o el TAC.
Historial de movimientos violentos o rotacionales extremos pueden ser acompañados de inflamación local, dolor y pérdidas de función importante.
Localización de fracturas, alusiones más comunes:
-Inserción de músculo sartorio en espina iliaca anterior superior.
-Inserción recto femoral en espina anterior inferior.
-Inserción de músculos isquiotibiales en tuborosidad hiscal.
-Inserción de iliosoas en trocánter menor de fémur.
-Inserción de complejo gastronimius y soleos en hueso calcáneo.
-Inserciones de complejo cuadriceps rotular en la tibia.

La prevención

La prevención es primordial para todo deportista. El fortalecimiento de músculos profundos de columna y glúteos, requieren una atención especial, dado a su papel como estabilizadores axiales de todo movimiento del cuerpo humano.
Los cambios hormonales que se producen en las niñas adolescentes conllevan un incremento de laxitud articular. La tendencia de mantener posturas más erectas que los varones durante la actividad física, predisponen a las adolescentes a sufrir más lesiones de rodillas. Existen protocolos de ejercicios para la prevención de estas lesiones. Estas medidas preventivas, son especialmente importantes, en niñas adolescentes que practican deportes como el baloncesto, fútbol o voleibol.

Participa y crece

Los beneficios de la actividad física y el deporte en niños y adultos son inmediatos y duraderos. La actividad física y el deporte mejoran la condición física, la conducta, estados de ánimo, cognición y habilidades sociales que aportan salud, bienestar y capacidad adaptativa al organismo.
La armonía del movimiento del ser humano es algo realmente increíble e íntimamente relacionado con la evolución de las funciones más altas de nuestra especie.
Los beneficios de movernos correctamente conllevan la coordinación de todos los sistemas del organismo, que contribuye directa e indirectamente a vivir mejor. Por ello, la actividad física, debiera ser la receta sanitaria más prescrita por los facultativos de asistencia primaria sanitaria.

Educación y experiencia, lo más importante

Universidades quiroprácticas acreditadas por el Consejo Internacional de Educación Quiropráctica y la OMS mantienen estándares mínimos y permanentes en la formación de los licenciados en Quiropráctica.
El nivel de especialización y los conocimientos clínicos, no pueden ser adquiridos en cursillos de fin semana, como se trata de perpetuar en algunos países, como España.
La quiropráctica es una carrera sanitaria superior recogida en el tratado de Bolonia que trata la homologación de educación superior en la Unión Europea.
La profesión quiropráctica es distinta a la medicina, la fisioterapia u osteopatía. La OMS ha establecido requerimientos mínimos para ejercer como facultativos en quiropráctica. En España, ya es posible, desde octubre de 2007, estudiar la carrera de Quiropráctica.
Desde niños recién nacidos, hasta personas de la tercera edad pueden beneficiarse del diagnóstico diferencial e intervenciones clínicas especializadas que utilizan los Doctores en Quiropráctica.
Nuestra consulta es pionera en Quiropráctica y Neurología Quiropráctica acreditada. Establecida en Elche el 13 de enero de 1993. Nuestro equipo está preparado para servir con las más altas garantías de seguridad, eficacia y profesionalidad.

Escrito por:

Dr. Mario Hermida
Licenciado en Quiropráctica por la Universidad de Palmer, Davenport, Iowa, EE.UU.
Especialista en Neurología Quiropráctica y Rehabilitación por Logan College, EE.UU.

diseño web:

http://www.render.com.es

Jorge Juan, 35 - 1ª planta · 03201 · Elche · Alicante · España · 96 667 53 29